UPNFM/PREUFOD

UPNFM/PREUFOD
La Esperanza

MONTAÑA DE LA FLOR

HISTORIA DE LA MONTAÑA DE LA FLOR 

  

Se les conoce como XICAQUES pero su nombre auténtico es TOLUPAN; el término de Xicaques fue utilizado por los colonizadores para referirse a los diferentes grupos rebeldes de Tegucigalpa. Los xicaques de la Montaña de la Flor se autodenominan Tolupanes, empero los que habitan en Yoro se han acostumbrado a la denominación de Xicaques. Hacia fines de la época prehispánica se extendieron por la costa atlántica, la Bahía de Honduras, desde el Río Ulúa a Puerto Castilla, cerca de la actual Ciudad de Trujillo y tierras adentro hasta el Río Sulaco, pero en el año de 1,609 los Tolupanes se ubicaron como grupo étnico en el área de los Ríos Guayape y Guayambre, en el Departamento de Olancho.

Es importante señalar que éste proceso de reasentamiento étnico, murieron grandes cantidades de indígenas debido al trabajo forzado y a las enfermedades foráneas. Fue el misionero español Manuel de Jesús Subirana quien en 1,864 al observar el exterminio de los indígenas, gestionó ante las autoridades los títulos de propiedad para éstas poblaciones. Vale mencionar que dichas tierras tituladas a favor de los indígenas, hoy día son motivo de disputa por encontrarse, la gran mayoría ocupadas por cafetaleros y ganaderos ladinos en el departamento de Yoro.


LOS TOLUPANES, 
DE LA MONTAÑA DE LA FLOR



El pueblo indígena Tolupán que habita en la zona de la Montaña de la Flor, en el municipio de Orica, departamento de Francisco de Morazán comprende las tribus: La Lima, Lavanderos, San Juan, La Ceiba y Guaruma. 

El pueblo Tolupán es el más antiguo de Honduras, su territorio ancestral está en el Departamento de Yoro. Los Tolupanes se asentaron en la Montaña de la Flor aproximadamente en 1860, huyendo de los trabajos forzosos a que eran sometidos por el gobernador de Yoro. En general, el número de habitantes total en la Montaña de la Flor es de 1,114 personas, agrupadas en 232 familias.

Están organizadas socialmente a través de Tribus lideradas por un cacique. Su lengua: el tol, es hablada especialmente en las tribus de La Ceiba y San Juan.Las tribus Tolupanes de la Montaña de La Flor no disponen de un acceso fácil aunque últimamente 2008, el gobierno ha abierto una carretera de tierra que de la aldea El Ocote conduce hasta la tribu de San Juan pasando por la de Lavanderos. Esas acciones tendrían que completarse con la construcción de puentes, pues el río que cruza casi toda la montaña tiene mucho caudal sobre todo en la época lluviosa. Otro elemento nuevo es la pronta instalación de la energía eléctrica, que se evidencia en los postes ya colocados. 

De concretarse este servicio, habrá grandes impactos en esos pueblos; algunos positivos, pero otros podrían trastornar los modos de vida de estas tribus. A pesar de estas mejoras, no existe un servicio de transporte público, Y de nuevo la paradoja: una exuberante riqueza natural muy conservada, no es aprovechada para mejorar sus condiciones de vida. 

Los Tolupanes viven en extrema pobreza, tienen una economía de subsistencia a base de siembra de maíz y frijoles con apoyo de una tecnología rudimentaria. Cuando la cosecha es escasa, los hombres deben buscar el empleo como trabajadores en granjas vecinas (no tolupanes) y otros trabajan la cestería. 

Fuertes hambrunas han afectado la zona de la montaña de la Flor en 2001 y 2002, percibiéndose las secuelas actualmente con un alto grado de desnutrición y epidemias que han afectado a la población. Sus casas son construidas de bahareque con piso de tierra y techo de paja, no cuentan con suficientes letrinas y agua potable. Eventualmente algún periódico capitalino hace reportajes que sensibilizan algún sector de clase media y que expresan con donativos diversos; pero con todo y la buena voluntad, sólo hacen extensivo el paternalismo, conel que han sido tratados estos pueblos. 

El 45% de los indígenas Tolupanes son analfabetas, según Informe sobre Desarrollo Humano 2006, para el año 2004, Orica, municipio donde se localiza la Montaña de la Flor, registró una tasa de analfabetismo12 de la población mayor de 15 años de 32.9%, un 23.1% de población que no tiene acceso a agua de buena calidad un 61.6% de niños menores de años con desnutrición, un ingreso per. capita de $1,653.00 y un índice de pobreza humana (IPH) de 33.6%.Orica registra un índice de desarrollo humano (IDH) de 0.603 que se considera medio según los intervalos del IDH.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada